F. de Enfermería (III) La Cruz Roja…

Posted on marzo 14, 2008. Filed under: historia de la Enfermeria | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , |

Los tiempos de paz
La situación internacional, había cambiado en los últimos tiempos, cada vez más países preparaban a sus voluntarios para atender a los enfermos en tiempo de guerra, y tanto Henry Dunat, Como Clara Burton, se hicieron una misma pregunta, ¿Por qué desperdiciar todo ese esfuerzo de preparación de voluntarios en tiempos de Paz?. Había situaciones en las que la sociedad necesitaba de ayuda, como los periodos posteriores a las guerras, los accidentes, los desastres naturales, y en los que resultaba muy valiosa la información recibida por los voluntarios. Esta idea que ya havia sido planteada anteriormente en 1865 había sido rechazada por temor a que mermasen sus capacidades para los tiempos de guerra.

Clara Barton argumentaba que las victimas de los accidente naturales necesitaban de las mismas ayudas que los soldados heridos, que la formación y los conocimientos y el material sanitario… había que utilizarlos para aliviar cualquier tipo de sufrimiento, ya fuera en tiempos de guerra o paz. En 1884, expuso estas ideas la conferencia internacional en Ginebra, a partir de ese momento las organizaciones nacionales comienzan las labores de auxilio que continúan hoy en día.

En 1887, la Cruz Roja Americana funda varios hospitales en Florida como respuesta a una epidemia de fiebre amarilla. En 1889 la Cruz Roja Americana auxilia a las víctimas de la inundación de Johnstown en Pennsylvania. En 1881 ayudo a las victimas de hambre en Rusia.

La guerra de nuevo

A finales del siglo XIX la guerra se había propagado por muchos puntos geográficos. Los ingleses luchaban en Sudáfrica, los japoneses atacaron la provincia china de Corea, los españoles, cubanos y americanos se disputaban Cuba. En 1904 estalló la guerra entre Rusia y Japón.

Los descubrimientos de Louise Pasteaur y Joseph Lister sobre la importancia de la esterilidad en las heridas supusieron una gran revolución en el tratamiento de los heridos de guerra. El progreso en el campo de los calmantes dio un gran auge a la cirugía. Los voluntarios de la Cruz Roja fueron sustituidos por profesionales sanitarios, y en muchos países la Cruz Roja y la Media Luna Roja fundaron hospitales para enseñar y preparar a personal sanitario.

Los desaparecidos II

Al comienzo de la primera guerra, la Cruz Roja volvió a abrir oficinas para localizar muertos, heridos y desaparecidos, que ya había sido una de las primeras funciones de la Cruz Roja. En esta oficina trabajaban mas de mil voluntarios que cruzaban información de bajas en el campo de batalla con las solicitudes de información realizadas por los familiares.

Prisioneros de guerra

Uno de los grandes temas de interés también de la Cruz Roja fue la forma en que se trataba a los prisioneros de guerra y las condiciones en las que vivían por ello, organizó entre otros el envío de más de dos millones de paquetes de comida para los prisioneros, comprobó que las condiciones de los campos de prisioneros de guerra eran tolerables, preparo el intercambio de 450.000 prisioneros enfermos o heridos.

Los principios fundamentales de la Cruz Roja

La Conferencia Diplomática de 1864 aprobó un marco jurídico que sentó los fines fundamentales de la Cruz Roja: la acción efectiva de socorro a los heridos, los vehículos y personal sanitario que deberían ser considerados y respetados como neutrales y, por tanto, protegidos en los conflictos bélicos.

En 1921, el Comité Internacional de la Cruz Roja adoptó cuatro principios: Caridad, Universalidad, Independencia e Imparcialidad. En 1964, la Federación Internacional de Cruz Roja y Media Luna Roja adoptó estos principios a los que sumó otros tres. Pero fue en Viena y en el año 65 en la XX Conferencia Internacional de la Cruz Roja cuando se definieron y aprobaron los Principios Fundamentales actualmente en vigor:

Humanidad, Imparcialidad, Neutralidad, Independencia, Carácter Voluntario, Unidad y Universalidad.

Los Principios Fundamentales son el Código de Conducta e Ideario del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, constituyen las señas de identidad de la Institución en todos los ámbitos y niveles de actuación. Los Principios obligan a toda la Institución en su conjunto y es uno de los elementos de cohesión fundamentales del Movimiento. Ahora bien, no podemos olvidar que los miembros de la Institución como parte visible de la misma se encuentran obligados por los Principios en un doble sentido:

Actuar en todo momento y lugar de acuerdo con estos Principios.

Mantener un compromiso ideológico.

El voluntario de Cruz Roja debe ser conocido y reconocido, como tal,
por la actividad que desarrolla, (centrada en determinados colectivos y/o situaciones) y por la forma de actuar que
deberá reflejar la asimilación personal de los Principios Fundamentales.

Humanidad

El Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, al que ha dado nacimiento la preocupación de prestar auxilio, sin discriminación, a todos los heridos en los campos de batalla, se esfuerza, bajo su aspecto internacional y nacional, en prevenir y aliviar el sufrimiento de los hombres en todas las circunstancias. tiende a proteger la vida y la salud, así como a hacer respetar a la persona humana. favorece la comprensión mutua, la amistad. La cooperación y una paz duradera entre todos los pueblos.

El Principio de Humanidad es esencial en el Movimiento, ya que establece el fin prioritario de la Institución: “Prevenir y aliviar el sufrimiento humano en todas las circunstancias”, los objetivos generales:

Proteger la vida y la salud.

Hacer respetar a la persona humana.

También especifica una determinada forma de acción que nos permitirá conseguir los objetivos, Favorecer:

La comprensión mutua y la amistad.
La cooperación.

Una paz duradera entre los pueblos.

Este Principio se fundamenta en el valor de la persona, dotada de dignidad y derechos inviolables y en la solidaridad con todos aquellos que sufren. Es la expresión del compromiso del Movimiento con la defensa de los derechos humanos.

El Movimiento ha estado presente en la defensa de los derechos humanos desde sus orígenes, aunque no siempre explícitamente. Destacan particularmente las acciones en los siguientes temas: tortura, desapariciones forzadas o involuntarias, discriminación racial, derechos de la infancia, campos en los que puede desempeñarse un cometido movilizador. Ello sin dejar de tener en cuenta otros muchos derechos de contenido económico social y cultural, y en los conocidos como de la “tercera generación” o derechos de solidaridad (paz, desarrollo y medio ambiente), se realizan de hecho numerosas contribuciones.

En la consecución de estos objetivos los voluntarios expresan su solidaridad mediante actitudes de:

Comprensión, cooperación, amistad, interés afectuoso y desinteresado.

Respeto, que nace del reconocimiento de la individualidad del otro, de sus capacidades y posibilidades.

Relaciones abiertas, horizontales, sin caer en redes afectivas, que bloquean.

Imparcialidad:

No hace ninguna distinción de nacionalidad, raza, religión, condición social ni credo político. Se dedica únicamente a socorrer 35 a los individuos en proporción con los sufrimientos, remediando sus necesidades y dando prioridad a las más urgentes.

Supone la esencia del pensamiento del Movimiento. Del reconocimiento de todos los seres humanos nace la no discriminación, por motivos de raza, sexo, religión, condición social, credo político o ideología. Supone la no aplicación de distinciones de carácter desfavorable por el mero hecho de pertenecer a una categoría determinada. La única “discriminación” estará en base de las necesidades: la asistencia será proporcional a la intensidad del sufrimiento. Exige luchar contra todo prejuicio y actuar ateniéndose solo a los hechos a fin de hacerlo sin preferencias personales ni ideas preconcebidas.

La vivencia de este Principio no sólo se ejercita en situaciones extremas de conflictos bélicos o confrontación de grupos, sino que tiene ramificaciones que nos afectan en la cotidianeidad, en la forma de relacionarnos con aquellos que “son distintos

o que no piensan como nosotros. De ahí la necesidad de profundizar en la tolerancia, como actitud que exige un ejercicio personal de apertura de la mente y aceptación del otro, tal y como es, sin menoscabo de las propias convicciones.

Neutralidad:

Con el fin de conservar la confianza de todos, el Movimiento se abstiene de tomar parte en las hostilidades y, en todo tiempo, en las controversias de orden político, racial, religioso e ideológico.

A la vez que se respetan los derechos civiles, políticos y sociales de toda persona, el Movimiento se abstiene de tomar parte en cualquier tipo de controversia de orden político, racial, religioso o ideológico en todo tiempo.

Neutralidad significa no entrar en controversias para poder actuar en todo tiempo y lugar. En este sentido la neutralidad es una garantía de acción. No debemos confundir nunca ser neutral con ser indiferente, la neutralidad supone tomar partido por los más vulnerables.

Lógicamente al voluntario de Cruz Roja no se le pide que renuncie a su ideología, todo el mundo tiene unas determinadas ideas, sino que ésta no se refleje en la acción que desempeña en nombre de Cruz Roja.

No debemos confundir nunca neutralidad con imparcialidad:

El neutral se niega a pronunciarse, no toma partido.
El imparcial actúa según unas normas establecidas.

Independencia:

El movimiento es independiente. Auxiliares de los poderes públicos en sus actividades humanitarias y sometidas a las leyes que rigen los países respectivos, las Sociedades Nacionales deben, sin embargo, conservar una autonomía que les permita actuar siempre de acuerdo con los principios del Movimiento.

Este Principio aparentemente entra en una contradicción: por un lado establece que el Movimiento es independiente, por otro, que es auxiliar de los poderes públicos. Sin embargo no existe tal contradicción. La independencia supone:

Oponerse a toda injerencia de orden político, ideológico o económico.

No ser un instrumento de la política gubernamental.

Independencia ante la opinión pública.

Libertad de acción.

Pero al mismo tiempo es una Institución auxiliar de los poderes públicos ya que:

Las Sociedades Nacionales son reconocidas por los Estados.

Su acción complementa la desarrollada por los poderes públicos cubriendo aquellas áreas a las que no pueden
llegar las diferentes Administraciones, siempre con la autonomía necesaria para cumplir los Principios
Fundamentales y poder decidir las acciones que realiza y las que no.

Para hacer realidad este Principio en la cotidianeidad, se requiere que los voluntarios de Cruz Roja:

Respeten estos Principios por encima de sus intereses particulares.

Profundicen y se entusiasmen con el papel que, como voluntarios de Cruz Roja, están llamados a ejercer para
el desarrollo de una sociedad que, sin ellos, sin la acción solidaria e independiente de Cruz Roja, carecería
de un elemento de vertebración necesario para el mundo actual.

La Independencia de la Institución se garantiza en la práctica con un funcionamiento interno democrático, estando
abierta a todos, con fuentes de financiación diversas y con una gran diversidad de acciones.
Esta independencia nos ayuda a ser más libres para actuar por la dignidad, bienestar y defensa de los sujetos más
débiles de la sociedad, y a comprender el compromiso y responsabilidad que, además, tenemos con la Institución.

Carácter voluntario:

Es un movimiento de socorro voluntario y de carácter desinteresado. La Cruz Roja es una asociación de voluntarios, por lo que el Voluntariado forma parte de la propia esencia de la Institución.

El voluntariado tiene las siguientes características:

La relación del voluntario con la actividad que desarrolla en Cruz Roja comporta:

Implicación personal: relación de ayuda, comunicación, compañía, paz, etc.

Expresión de los Principios Fundamentales.

Servicio gratuito y desinteresado.

Se compromete libremente a dedicar “un tiempo” a una actividad voluntariadentro del campo de actuación de Cruz Roja.

Participación en la comunidad, para mejorar las condiciones de vida de sus semejantes.

La participación voluntaria es cooperativa, es decir, trata de lograr un mayor nivel de Humanización, a
través de la cooperación entre los distintos actores y factores sociales.

Unidad.

En cada país sólo puede existir una Sociedad de la Cruz Roja o de la Media Luna Roja, que debe ser accesible a todos y extender su acción humanitaria a la totalidad del territorio.

Este principio supone que debe existir una única Sociedad Nacional por país y por tanto extender su acción a todo el territorio y estar abierta a todos.

Garantiza que la Cruz Roja no se diluya en Asambleas independientes y garantiza la coherencia institucional.

Actualizar la conciencia de nuestra permanencia a una sola y gran institución, extendida por todo el mundo y por todo el territorio nacional, y mantener la esencia de su identidad debe ser para todos los miembros de Cruz Roja motivo de orgullo, a la vez que de estímulo para el cumplimiento de las normas y orientaciones que dimanan de sus documentos y órganos.

Universalidad.

El Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, en cuyo seno todas las sociedades tienen los mismos derechos y el deber de ayudarse mutuamente, es universal.

El Movimiento tiene vocación universal y aspira a extender su acción a todo el mundo. Pero al mismo tiempo esta universalidad implica que todas las Sociedades Nacionales desde la más grande y desarrollada a la más pequeña tienen los mismos derechos y deberes en el seno del Movimiento y el deber de apoyarse mutuamente.

Las actividades voluntarias a la vez que son concretas, referidas a sujetos personalizados, tienen la posibilidad de ser ampliables a cualquier persona que se encuentre en situación similar, lo que permite diseñar procesos y establecer estrategias universalizables.

Emblema

El emblema de la Cruz Roja, que sirve para identificar a quienes de una forma neutral se dedican a proteger a los heridos, es un homenaje a Suiza, por ser el Estado que toma la iniciativa de convocar la Conferencia Diplomática (son el signo y los colores de la bandera suiza, pero invertidos). Este emblema dio además nombre a todo el movimiento humanitario.

Anuncios
Leer entrada completa | Make a Comment ( None so far )

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...